Responsabilidad

Adoptar un libro es promover cultura

Hace mucho que la lectura dejó de ser un privilegio social. Ahora es un derecho que se asocia a la educación, a la cultura y a la sana diversión. Leer ya no es una presión social, no significa estatus ni mucho menos es una obligación aburrida. Todo lo contrario, la lectura se promueve desde los espacios públicos.

La batuta ya no la llevan los maestros sino los mismos jóvenes quienes voluntariamente organizan ferias en las diferentes plazas del país con la finalidad de promover la lectura sin importar la editorial, la corriente o los autores que se exponen. La idea es lograr que los libros lleguen a las manos correctas.

A veces ni siquiera es necesario comprar: adoptar un libro también es una opción. Diego Prada,  comunicador social y socio de Interactiva Agency, es el promotor de la iniciativa “Adopta un libro” un proyecto que surgió el 21 de abril de 2013 en una conversación con sus socios para incentivar la lectura como agente de cambio en el país. “Estoy seguro de que con educación y cultura podemos lograr el cambio que queremos construir. Cualquier persona puede formar parte de esta iniciativa, con dejar un libro en una plaza ya hace la diferencia” aseguró Prada.

La iniciativa es un emprendimiento de impacto social que tiene como finalidad abandonar libros en lugares públicos para que las personas que se los encuentren los adopten, los lean y luego los abandonen nuevamente, de esta manera otras personas podrán leerlos y continuar con el ciclo.

Al ser un proyecto colectivo, los organizadores han logrado sumar voluntarios para promover la iniciativa en diferentes ciudades del país como Barquisimeto, Margarita, Caracas y Valencia. Además han logrado pasar la frontera hacia México, Guatemala, España, Panamá, Puerto Rico y otros países. Hasta ahora la iniciativa ha contabilizado más de 20.000 libros dejados en adopción a lo largo del territorio nacional y el mundo

Formar parte de esta iniciativa solo requiere tres pasos:

  1. Seleccionar el libro que quieres aportar a la causa y verificar que esté en buen estado.
  2. Escribir en la primera página del libro el mensaje: «libro en adopción, iniciativa Adopta un libro». Si quieres personalizarlo aún más puedes colocar otro mensaje para que sea leído por las personas que encuentren ese libro.
  3. Elegir el lugar para dejar tu libro. Tómate tu tiempo y selecciona el lugar más adecuado para dejarlo. Sin duda, esto marcará la diferencia. Busca una plaza, un parque, un centro comercial o incluso tu universidad.

Para Diego adoptar un libro “es un acto de desapego a lo material, es pensar que alguien me dejó un regalo sin mirar quien era” Por eso si te encuentras un libro, léelo y libéralo nuevamente, así estarás promoviendo la lectura, contribuirás con esta iniciativa y alegrarás a alguien más.

¿Conoces esta iniciativa? ¿Te animas a dejar un libro en adopción? Cuéntanos.

Leave a Comment