Buenas nuevas

5 posturas de yoga en pareja

El yoga es un ejercicio milenario que trae incontables beneficios y que usualmente se realiza de forma individual. Además de segregar endorfinas, reducir el estrés y mejorar la concentración, practicar yoga en pareja trae otras ventajas como:

  • Estimular el conocimiento propio y del otro.
  • Mejorar el equilibrio y la fuerza abdominal a través del control del peso propio y de la pareja.
  • Fortalecer la comunicación, en especial de forma no verbal.
  • Incentivar la confianza y la conexión emocional.
  • Mejorar la respiración.

Si deseas entrenar tu cuerpo mientras fortaleces tu vínculo con alguien más, te recomendamos estas cinco posiciones de yoga en pareja.

Es la postura con la que se recomienda empezar cada sesión de yoga en pareja. Consiste en sentarse espalda contra espalda en el suelo con las piernas cruzadas y una posición erguida. Después de esto, deben empezar a respirar profundamente y a su ritmo hasta que consigan sincronizar las inhalaciones y las exhalaciones. Una vez que vayan a la par, pueden hacer pequeños estiramientos de piernas y brazos desde esa misma posición y al unísono.

Esta posición posee tres variaciones, pero para la práctica de yoga en pareja suele usarse la segunda. Estando de pie, se estira una pierna hacia adelante, el torso se gira noventa grados y los brazos se extienden en una posición paralela al suelo. Cada miembro de la pareja mira a un lado contrario pero se sostienen a través de los antebrazos, con los tobillos de sus piernas traseras tocándose.

Aunque sus brazos están unidos, cada uno mira lejos y hacia afuera de la otra persona, explorando los límites emocionales que existan en su vínculo y sintiendo esa sensación de estar intrínsecamente conectados a la vez que sienten una separación entre ellos.

 

En esta postura ambas personas se arrodillan una frente a la otra, se toman de las manos y se inclinan hacia atrás, equilibrando el peso de ambos y estirando el área lumbar. La comunicación y la confianza, como en todo el yoga en pareja, son fundamentales en esta posición para no lastimarse y sincronizar la respiración.

Este ejercicio, además de todos los beneficios que trae el yoga en pareja, mejora la digestión, estira los tendones y alivia el dolor lumbar y muscular. Consiste en sentarse cara a cara, después de varios ejercicios de estiramiento, apoyando las plantas de los pies en las del compañero.

Después de esto, deben elevar las piernas en el aire lo más posible, manteniendo la espalda derecha mientras se toman de las manos y se dejan caer hacia atrás suavemente. Hay que evitar arquear la espalda y forzar los músculos.

Aunque es una postura de dificultad entre media y avanzada, es una de las más recomendadas dentro del yoga en pareja. Para practicarla, uno de los miembros de la pareja debe sentarse en el piso con las piernas estiradas hacia adelante y los brazos hacia arriba. La otra persona debe sujetarse de los tobillos de su pareja y subir las piernas para que los brazos de la pareja lo sostengan, formando un gran cuadrado.

Jugar con los tiempos y ritmos de respiración es fundamental para crear su propio cosmos, conocerse mejor y obedecer las señales que su cuerpo envía dentro de la práctica. No olviden buscar un lugar tranquilo, alejado de distracciones, usar ropa cómoda e hidratarse bien mientras realizan yoga en pareja.

 

Leave a Comment